Inicio Soria Están llevando a cabo un ensayo clínico en el Campus de Soria...

Están llevando a cabo un ensayo clínico en el Campus de Soria que utiliza una técnica de fisioterapia manual para tratar la pubalgia

SORIA, 10 (EUROPA PRESS)

Un ensayo clínico, en el marco del Grupo de Investigación Reconocido (GIR) de la Facultad de Ciencias de la Salud en el Campus de Soria, utiliza una técnica manual de fisioterapia para curar la pubalgia y disminuir los costes y el tiempo de recuperación de los deportistas.

La investigación forma parte de la tesis doctoral de Silvia Lahuerta Martín y los resultados han conseguido disminuir el dolor en la ingle en los pacientes que padecen esta patología por disminución de la movilidad en la cadera, según han informado desde la Universidad de Valladolid (UVA).

La pubalgia es una patología con gran incidencia entre los deportistas producida por un desequilibrio muscular originando una disminución de la movilidad de cadera y desencadenando dolor en la ingle.

La solución hasta la fecha era la aplicación de diversas técnicas de recuperación, que en conjunto ayudan a la mejora del paciente, pero no había una concreta y aislada, al menos estudiada, que fuese efectiva por sí sola.

Sin embargo, investigadores del Grupo de Investigación Reconocido (GIR) de Investigación Clínica de la Facultad de Ciencias de la Salud en el Campus de Soria han iniciado ensayos clínicos con una técnica manual concreta de fisioterapia.

Leer más:  El autobús urbano incluirá la tarjeta de acceso en la propia aplicación como proyecto pionero en Soria

El ensayo forma parte de la tesis doctoral de la investigadora postdoctoral y fisioterapeuta Silvia Lahuerta Martín que desarrolla en este grupo de investigación, en la que participan además el director del GIR, Luis Ceballos, Sandra Jiménez del Barrio, Teresa Mingo e Ignacio Hernando.

ENSAYOS

Los ensayos clínicos se han llevado a cabo en dos grupos de control. Uno de ellos compuesto por trece pacientes con esta dolencia, utilizando la técnica con la fuerza óptima con la que se obtienen los resultados, y un segundo grupo placebo de otros trece pacientes, en el que se usa la misma técnica pero con una fuerza menor.

Silvia Lahuerta Martín ha explicado que “es pronto para poder afirmar con suficiente seguridad la efectividad de la terapia, pero en vista de sus resultados, “los del grupo al que se les ha sometido a la terapia correcta han obtenido una disminución del dolor y mejorado la movilidad de la cadera”.

Así, ha afirmado que “seguirán reclutando más pacientes para el ensayo con objeto de tener un grupo amplio con estos buenos resultados antes de publicar el estudio”.

Leer más:  Adif invertirá 16,8 millones en optimizar el trazado de la línea Torralba-Soria y renovar su señalización

CANDIDATOS

El proyecto contará con un test para conocer si cumplen con los requisitos y tienen síntomas positivos.

“Existen muchos que no pueden entrar, pero sí que les orientamos y derivamos hacia otras técnicas o especialistas que les puedan ayudar a resolver su problema”, ha subrayado la autora.

“Es una de las partes más difíciles del ensayo, ya que acuden candidatos afectados con dolor en la ingle pero en muchas ocasiones derivado de otras causas, como puede ser un exceso de movilidad de cadera, por lo que esta técnica en lugar de ayudarles puede perjudicarles”, ha reconocido Silvia Lahuerta.

Por esta razón, tienen que ser muy selectivos y examinar antes al paciente para poder asegurar si es un candidato es idóneo para el ensayo.

Los lugares de reclutamiento son los gimnasios y clubes de fútbol, entre otros, porque es ahí donde especialmente se da esta patología, muy común entre deportistas que desarrollan cambios bruscos en la dirección.

PROTOCOLO

El protocolo que utilizan en los ensayos es trabajar con cada paciente diez minutos de tracción alternando en diez ciclos de 45 segundos cada uno combinándolos con otros 15 segundos de reposo.

Leer más:  Autorizado una ruta de ciclismo por el Patrimonio para conectar la Estación con la Villa de Medinaceli (Soria)

Se desarrollan en cuatro sesiones, y tras ellas ya están obteniendo buenos resultados con una “mejora del dolor y del rango de movimiento”.

Los criterios de inclusión están basados en el Acuerdo de Doha, firmado en 2015 por expertos y fisioterapeutas en donde determinaron los diferentes tipos de causas del dolor de ingle, que pueden estar originados por los abductores, falta de movilidad de la cadera u otras patologías.

En el ensayo utilizan la técnica de tracción lateral, en la que se trabaja con cinchas (similar a los cinturones de los aviones), una de las cuales se rodea a la pelvis del fisioterapeuta, otra a la camilla y una tercera en el muslo de la cadera afectada.

Entre la cincha de su cadera y la pelvis del sanitario se coloca una dinamo para medir la fuerza idónea con la que se tiene que trabajar. De este modo, con el grupo de control se ejerce un tipo de fuerza y con el placebo, una menor.


- Te recomendamos -
Artículo anterior¿Es obligatorio el uso de mascarillas en los hospitales y centros de salud de Soria?
Artículo siguienteCertificados de profesionalidad: la nueva llave del éxito laboral en España
Foto del avatar
Equipo de la redacción central de EditorialOn. Somos muchos, de sitios muy distintos y vivimos por y para la información.